top of page
  • Paola Reyes

Chicharrón de salmón


A nadie le gusta la piel de salmón aguada – es mejor quitársela que comérsela mushy…


PERO la piel de salmón tiene mil cosas buenas: colágeno y grasas encabezan la lista. Asique lo mejor es tostarla para quede crunchy y te la quieras comer porque está DELI.


En el proceso, cocinas tu salmón para quede mojadito – DILE NO al salmón seco: quiere decir que te pasaste, que lo cocinaste más de lo necesario. El salmón se come rosadito por dentro – no crudo pero casi…


Hacer una piel crujiente y un salmón perfecto es fácil – sigue esto 10 pasos para el salmón y el chicharrón de tus sueños:


1. Pre-caliente tu horno en 425

2. Seca el salmón con papel toalla para evitar que le salga ese líquido blanco que se convierte en bolitas blancas. No gracias.

3. Coloca el salmón con la piel hacia abajo- hacia abajo- en una bandeja de aluminio que tenga papel parchment: NO es de cera ni de aluminio: PARCHMENT

4. Ponle sal, pimienta y aceite de oliva a la parte de arriba del salmón.

5. Coloca la bandeja en el rack de la mitad de tu horno y hornea por 5 minutos

6. Sácalo a los 5 minutos, sube la temperatura a Broil y cambia el rack a lo más arroba posible – muy cerca de donde emana el calor del horno.

7. Voltea el salmón, desprende su piel y déjala sola en la bandeja.

8. Cuando el horno llegue a la temperatura más alta, mete la bandeja con solamente la piel y observa por aprox 4 mins mientras se empieza a inflar como chicharrón.

9. Saca la piel antes de que se queme y colócala encima del salmón. Disfruta así mismo.


RECUERDA:

Descongelar el salmón en la nevera – si estás apurada en el un bowl con agua pero en nevera.

NO enjuagar el salmón


39 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page